jueves, 3 de septiembre de 2009

Padres que abandonan su hogar

¿Qué puede llevar a un hombre o a una mujer a abandonar el hogar? Las causas pueden ser muy parecidas, aunque con diferente frecuencia.

Hay hombres y mujeres que se van de sus casas con la misma naturalidad y desapego con la que se van de una fiesta. Y esto ocurre, en gran medida, porque nunca se comprometieron, porque nunca les importó el hogar que fundaron y cualquier pretexto era suficiente para salir de casa. Muchas personas inmaduras y egocéntricas, no pueden sostener sus compromisos y están movidos simplemente por el placer y la adrenalina que encuentran fuera del hogar.

Sin embargo, existe otro grupo de personas que abandonan el hogar tras mucho sufrimiento y dudas, pues para ellos esta situación implica una profunda pérdida y separación de sus hijos que se quedan.

Vale preguntarse cuáles son las causas que, en este último caso, hacen que un padre de familia decida irse de casa: pleitos constantes con la pareja, sentimientos de abandono al interior del hogar, de no ser respetado ni por los hijos ni por el cónyuge, abandono sexual o por haberse enamorado de otra persona.

En la mayoría de casos son los varones quienes dejan el hogar, y en una menor proporción las mujeres.

Aclaremos un poco a qué nos referimos con la palabra abandono. En este programa definimos como abandono a aquella situación de desinterés, desapego y dejadez económica, moral y física que se da por parte de algunos padres.

No en todos los casos se dan todas estas formas juntas. Existen varones que dejan físicamente a su familia pero la siguen asistiendo económica y emocionalmente pues su salida se debe a una ruptura con la esposa. También ocurre que se ven forzados a alejarse de casa por largos períodos de tiempo debido a causas económicas o laborales. Por otro lado encontramos, como se dijo al inicio, hombres que hacen un abandono total; y no dejamos de mencionar a los tristemente célebres casos en los que, viviendo dentro de la casa, el padre deja moral y económicamente a su familia.

No obstante, no podemos dejar de señalar que, cualquiera que sea la forma o motivo del abandono, las consecuencias para los hijos son siempre dañinas, por no decir devastadoras.

Este problema y tendríamos que preguntarnos ¿por qué?, ¿qué pasa con la masculinidad, con la paternidad, con la capacidad de formar pareja entre los seres humanos?

Desde | Radio RPP

3 opinaron:

tia elsa dijo...

En mi cabeza no entra, podrás dejar de amar a tu pareja, pero los hijos es un amor diferente, jamás podré comprenderlo, yo con mis hijos al fin del mundo pero siemrpre con ellos. Y es verdad lo que decis los chicos son los que sufren. Besos tía Elsa.

Alfonso dijo...

Buen texto para reflexionar. Yo creo que muchos hombres abandonan el hogar por un complejo de Peter Pan. A ver si me explico. De pronto se dan cuenta de que el tiempo pasa, de que se les va. Muchos se enamoraron buscando una segunda madre y no otro ser igual, de distinto sexo, pero igual. Con el tiempo, le han venido muchas cargas y responsabilidades. Llevar una pareja no es fácil. Exige compromisos y renuncias. Y criar un hijo no digamos.
Llega un momento que dicen, la vida se me está yendo y no la disfruto. Y abandonan todo para empezar de nuevo.
Falsamente, claro, porque ya no se puede empezar de nuevo, cuando dejas un lastre detrás.
Luego, después de abandonar del hogar, cuando la vida ya te dice, oye que esto se acaba, entonces se acordarán de sus hijos.
Cuando les cueste andar y vestirse, pedirán su ayuda.
Y regresan. Pero regresan a ver seres desconocidos, porque su hogar, aquél con su marcha, lo destruyeron.
No sé si me explico.
Abrazos, Alfonso.

horacio dijo...

gracias por pasar por mi blog, las puse en el blogroll...

saludos
Horacio