lunes, 24 de marzo de 2008

¿Quién no cree en cuentos? (II)



"El tono de voz con el que el extranjero habló, inquietó a Aladino. Por un momento pensó en huir, pero cambió de idea al recordar la moneda de plata que le había ofrecido, y toda la comida que su mamá pocría comprar con ella".


Seguimos con la historia y nos encontramos con dos cosas importantes:


1. Los problemas económicos de Aladino y su mamá.

Dice la historia que eran muy pobres. Ella estaba obligada a trabajar para gente rica y recibía algo a cambio que a duras penas alcanzaba para los dos.

Hoy el mundo ha dado muchas vueltas y ya las mamás solas no somos tan desdichadas. Muchas somos profesionales con edad suficiente para sacar adelante a nuestra familia (por más chiquita que sea) , aunque es verdad que por falta de educación sexual o por fata de comunicación con los padres, hay chicas muy jovencitas que quedan embarazadas.

Lo importante es que si una viuda mayor, sin profesión, en un país machista (como todos los países árabes) pudo sobrevivir junto a su hijo .. ¡cualquiera puede!!




Claro, es lógico decir "Ay Emevé, mamacita, estás tomando al pie de la letra un cuento para niños!!! Y yo te diré: ¿acaso no todos los cuentos tienen un anclaje en la realidad? Pues sí, este es el anclaje más real de Aladino: sobrevivió y creció gracias al trabajo de su madre viuda. Como posiblemente han crecido y sobrevivido muchos de los niños del Bagdad de esos tiempos.

Pero quiero enfocarme en un asunto que me parece común, ¿qué pasa cuando la madre es viuda de hombre vivo? Es decir, ¿qué pasa cuando nosotras tenemos un hijo que es también sangre de la sangre de un señor "x"?
Pues lo que pasa es que es deber de ambos el sostener al niño. ¿O es que acaso la que engorda paga? ¡Claro que no!!!! es deber de ambos el brindarle lo necesario para su crecimiento y sostenimiento de acuerdo con los medios económicos y el nivel de vida usual de los padres.
Y si el caballero no lo hace por su propia voluntad, hay gente que se dedica a persuadirlos. Consulta con un abogado, siempre hay abogados que dan consultas gratis sobre temas de Derecho de Familia. Y que el señor entienda que luego del gusto viene el disgusto.
Seguro que la próxima vez hace un análisis costo - beneficio y se entera que los buenos preservativos son más baratos que la pensión de alimentos.

2. El extraño con malas intenciones.-

Quiero aclarar que sé que no todas las mamás solas lo son por un problema con el padre biológico. Hay madres viudas, hay madres solas por voluntad propia (ya sea porque no se quieren perder la maternidad aunque no tengan pareja o porque su pareja es otra mujer) y a lo mejor algunos otros casos que yo no conozco.

Pero hoy quiero hablar del mío.

No soy una chiquilla engañada ni una víctima inocente. Lo que ocurrió en mi caso fue una mala interpretación. Seis años persiguiéndome, acepté, me juró que me amaba y que yo era la mujer de su vida y yo se lo creí.

Así y todo en ningún momento se me ocurrió embarazarme. Lo que ocurrió fue que yo no tenía método porque no tenía pareja desde hace mucho tiempo, y el de él ... es malísimo.

Cuando supe que estaba embarazada y él a 3 mil kilometros (en San Fernando, Chile) me dije "me muero .. esto me va a tocar a mi sola". Sin embargo0 él me dijo que me quería y que confíe en él. y no supe más de él en todo el embarazo.

Cuando volví a saber de él luego de nacido mi hijo, me dijo que vendría a conocer y reconocer a nuestro niño. Cosa que nunca sucedió. Entonces me rogó que le acepte una cantidad "x" de plata que aumentaría con el aumento de las necesidades de nuestro hijo. Acepté a regañadientes y por presión de mis padres y amigos. Cuando dejó de mandar plata le increpé y me insultó para que me enoje y no le vuelva a hablar (no le pida más plata). Pasaron los meses y no supe nada de él. De pronto, me pide que hagamos el intento de volver a conversar "como antes" y a pesar de sus compromisos trataría de cumplir con la pensión del nene. Y ahora sé que ya tuvo otro hijo.

En verdad engaño exactamente no lo hubo. Yo estaba segura que era sincero cuando decía que me amaba y que yo era la mujer de su vida y en realidad me sigue pareciendo que no puede ser posible que haya sido mentira. Ya sé que los hechos lo desdicen todo, pero a lo mejor yo necesito creer que algo pasó y me dejó de amar antes de creer que todo fue una farsa: el cómo me explique yo la realidad no afecta para nada la situación actual.

No puedo juzgar sus intenciones pero un hombre bueno, príncipe azul o por lo menos un hombre con el que provoque compartir la vida (entre mentiras y cambios de opinión) no viene a ser. Es como el brujo del cuento: quiere una cosa, la obtiene y lo que pase con Aladino, pues le importa un pepino. Y hay que aceptar que hay gente así.

Sin embargo no todo es color de hormiga. Así como el brujo del cuento (a pesar del peligro y de la mala espina que daba) le trajo una moneda de plata y un respiro económico a Aladino y a su mamá, este extraño de ocultas intenciones, gordito y ocho años mayor que yo, a mi me trajo el regalo más hermoso que he podido recibir: mi hijo.

Aquí se los presento, para que corroboren mi creencia de que no hay mal que por bien no venga:





1 opinaron:

Emevé dijo...

He añadido algunas fotos de mi hijo en un lugar que me parece apropiado, ya que en mi blog no lo he hecho hasta hoy.
Me sientocómoda aquí presentándoles a mi tesoro. Gracias por este espacio