martes, 25 de marzo de 2008

¿Quién no cree en cuentos? (III)

" Si el extranjero solo quiere su vieja lampara -pensó Aladino-, o esta loco o es un brujo. Mmm, ¡tengo la impresión de que no esta loco! ¡Entonces es un ... !"
-¡La lampara! ¡Tráemela inmediatamente!- grito el brujo impaciente.
-De acuerdo pero primero déjeme salir -repuso Aladino mientras comenzaba a deslizarse por la abertura.
¡No! ¡Primero dame la lampara! -exigió el brujo cerrándole el paso
-¡No! Grito Aladino. "


Leyendo esta parte me pregunto ¿cuántas veces habrá tenido la mamá de Aladino que repetirle lo que hay que hacer y cuántas veces el chico ha hecho lo que le ha parecido?

A mi me cuesta trabajo encontrar un balance. A mi niño le he dado una figura paterna lo mejor que he podido: mi propio padre y nos va regular. Es que mi padre es en realidad su abuelo y sus travesuras le dan risa. Y yo soy su madre y se me cae la baba por el niño. A veces me sorprendo gritando su nombre como loca. Y me asusto.

A veces me da por hablar con él y decirle que si yo le digo que no haga algo es por su bien. Y hasta parece que me entiende. Pero vuelve a hacer travesuras y a mi me desespera porque sus travesuras conllevan -casi siempre- riesgo para su integridad física (léase, le gusta treparse en las rejas del jardín, le gusta golpear los vidrios a ver si se rompen, le gusta revisar los enchufes a ver qué pasa) y yo me pego grandes sustos.

Encontré este artículo que puede parecerles interesante.

Y espero que hayan más casos para compartirlos.

2 opinaron:

Alejandra dijo...

Y sí, pienso que el tema de la crianza es complejo pero para padres juntos, separados, solos o acompañados, siempre es tema. Quizás es más bien caldo de cultivo para que nosotras, solas, dejemos colarse nuestros conflictos con el tema, junto a la fantasía de que si hubiese un padre sería distinto, pero creo que la evidencia demuestra que son asuntos independientes, que hay padres y padres, como madres y madres, como abuelos y abuelos...
Personalmente la calma y absoluto control que tengo yo del hogar me da la tranquilidad de que tengo los "factores de riesgo" controlados, además de que la absoluta atención que dedico a mi hija -por no haber distractores- también favorece la crianza y disminución de riesgos.
abrazos!

Emevé dijo...

En eso también pensaba como ventaja. Una dedica todo el tiempo a ser mamá, así que algo bueno saldrá. Por lo menos buena intención no nos falta.
Y también es cierto,nada garantiza que una pareja "establecida" haga una crianza perfecta. Es cosa de hacer lo mejor que se pueda y ... ya