domingo, 30 de marzo de 2008

¿Quién no cree en cuentos? (y VII)

El Sultán muy complacido con tan magnifico regalo, se dio cuenta de que el joven estaba determinado a obtener la mano de su hija. Poco tiempo después, Aladino y Halima se casaron y el joven hizo construir un hermoso palacio al lado de el del Sultán (con la ayuda del genio claro esta).

El Sultán se sentía orgulloso de su yerno y Halima estaba muy enamorada de su esposo que era atento y generoso
.


Mi querida mamá, llegó el momento que llega siempre: tu hij@ se va a ir de la casa. ¿Y qué va a ser de ti?


No nos vayamos por las ramas (voy a meterme al club de jubilados y conocer Egipto, o voy a aprender a tejer para hacerle ropa a mis nietos), el punto de mi pregunta va a tu vida. A mi vida.


Somos mujeres, jóvenes, bien constituidas, que sabemos amar, que merecemos ser amadas (lo somos) y que además hemos tenido una vida de pareja y ... ¡nos ha gustado!


A mi me pasa una cosa que me ha sobresaltado un poco. Desde que salí embarazada dejé de salir, mis máximas reuniones han sido con amigas (solo mujeres) y en horas de té (hasta las 8 de la noche como máximo) y nunca he intentado ni ponerme "en el mercado" ni he "mirado" a nadie. Es como si me hubiera autocastigado por ser mamá. Creo que me siento como una adolescente que ha cometido una falta y debe "pagarlo": ¿tuviste hijo? bueno pues, ahora a encadenarte a él y si él duerme, tú también.


De más está decir que mi comportamiento es un enorme error. Que es además un comportamiento machista y que puede crear - con el tiempo- un resentimiento o rechazo hacia mi hijo (que vendría a ser la causa de mi encierro).

Ahora que me he hecho conciente de ello, lo estoy tratando de remediar y he empezado a recuperar algunas amistades. Por supuesto sin estrés y con mesura. Todo tiene un punto medio. Me parece importante contarlo aquí para que no cometan ese error y lleven una vida social normal acorde con las necesidades del pequeño o pequeña y las suyas.


Sobre mi vida amorosa de más está decir que es totalmente nula: ni siquiera me atrae nadie. Pero me parece necesario pensar en ello. Es decir, ¿de verdad me quiero quedar sola para siempre? Yo decía "en este momento prefiero disfrutar de mi maternidad y ya luego pensaré en eso". Y ese luego se va postergando y postergando ... hasta ¿mi jubilación?


Hay dos opciones para quienes no somos viudas. La primera es recuperar el amor perdido (sí, el del padre del hijo... ¡¡¡para mi ha sido una esperanza no confesada hasta hace poco!!!!!) y si esto es imposible lo siguiente es asumirlo, aceptarlo, perdonar, crecer espiritualmente y estar lista para un nuevo amor. No es nada fácil el camino, pero hay que hacerlo.


Para quienes optan por mi primera alternativa, AQUI hay unos consejitos que encontré en la web. Pero no olvides nunca que con "él" son dos relaciones las que debes llevar, la primera como mujer y la segunda como madre. No las mezcles (a menos que estés en estado puerperal y te salga del forro mandarlo a freir espárragos ... eso es explicable :-) ) y trata de ser muy serena y muy sabia: para ello te recomiendo tratar de encontrar un equilibrio emocional, ya sea a través de una disciplina (como el yoga), de meditaciones (u oraciones), o de deportes.


Si ese "amor" ya pasó, o en realidad no era el amor de tu vida y te sientes muy bien no volviendo con él, o ha fallecido. Piensa en un nuevo amor, piensa en cómo es el amor de tu vida. Piensa en ese hombre que quieres para tí: y ¡¡¡no pierdas el tiempo con quienes no lo sean!!! Por ejemplo, supongamos que a ti te gustaría un tipo con un trabajo estable, entonces no pierdas el tiempo con estudiantes o con chicos sin ese trabajo. O más gráficamente, si te gustan los chicos de raza china ... ¿qué haces con un nórdico? No pierdas el tiempo si alguien no cumple con los requisitos para ser tu acompañante por muchos años y que además va a tener directa influencia en la vida de tu hij@.


Me dirás que enamorarse no se planifica, que "algo llegará". Y yo te diré que si te conformas con lo que caiga del cielo, ¿por qué te limpias la frente cuando lo que cae es excremento de paloma? Pues igual, así como tienes planes "maestros" para las cosas importantes de tu vida (un plan de salud, un plan de ahorros, un plan de jubilación, etc.) ten una idea de cómo será (a grandes razgos, claro) la relación que esperas, y no pierdas el tiempo con otras.


Todo esto no se me ha ocurrido en una noche de insomnio, sino que he estado leyendo mucho sobre muchas cosas. En este caso particular de atraer una pareja te recomiendo visitar ESTE vínculo y -claro- seguir investigando y experimentando.


Espero que tomes la mejor decisión y que recuerdes siempre que además de madre eres mujer y que te mereces (nos merecemos) ser felices en todos los aspectos de nuestra vida: no te abandones, no renuncies a nada... ¡te lo mereces todo!!!!!!


Y con esta última entrega me despido quedando muy agradecida a las encargadas del blog por haberme dejado compartir un espacio tan especial al que seguiré visitando. Un beso a cada una y muchas gracias, espero que mi aporte haya sido de su agrado, pero en todo caso al haberme dejado expresar estas ideas me han permitido analizar el tema para mi propio bienestar y por ello me doy por muy bien retribuida.- EMEVÉ.

2 opinaron:

Alejandra dijo...

Muy bien y muy de acuerdo con todo!
Me confieso que estoy de cabeza en la tarea de poder concretar algún día mi sueño recientemente dibujado de tener compañero, de ser dos: hombre y mujer, y ojalá tener la experiencia de criar de a dos, y de nueva maternidad en compañía!!
Y comparto en que nada llega del cielo, y así como me hago responsable de mi actual situación: asumí los riesgos en su momento y luego mi maternidad sola... también entonces de lo que quiero para mañana. Lo lindo es que resulta, y al menos siento que estoy recuperando últimamente a la mujer además de la madre...

Y gracias y felicitaciones por esta semana tuya aquí que me gustó muchísimo, lograste un hilo conductor y poder ir planteando distintos temas con enfoques nuevos y toque particular!!

Emevé dijo...

Gracias Alejandra.
Viniendo de ti (solo hay que leerte y descubrir que eres genial) es un halago enorme.
Un beso a renata!!!