miércoles, 5 de marzo de 2008

Me aterra este tipo de visiones...

...juzquen ustedes.
Abajo dejo estractos del artículo completo que saqué de este sitio
El autor: Raúl Gutiérrez V., periodista Editor del Gran Valparaíso

NECESITAMOS PAPÁS
Chile es un país lleno de madres abnegadas, castradoras y gimoteantes, calculadoras y manipuladoras, y de padres ausentes porque perciben que la sociedad los menosprecia y los relega al simple oficio de proveedores de los hijos y de las madres de éstos.

Las cárceles están llenas de individuos con amitas de lo más cariñosas, pero que carecieron de la fortaleza suficiente para inculcarles valores y que se hicieron las lesas cuando sus hijos comenzaron a delinquir. Entre los jóvenes que se han precipitado a la drogadicción casi no hay nadie que carezca de madre, pero en su abrumadora mayoría son en la práctica huérfanos de padre.

(...) Pregunta crucial: ¿de qué manera se perpetúa de generación en generación esta supuesta irresponsabilidad masiva de los varones? ¿No son acaso, según este lacrimógeno discurso (en el que hay unos que son malos muy malos, y otras que son buenas muy buenas), las mujeres las que crían y educan a los varones, desde la más tierna infancia? ¿Cómo es que son tan sistemáticamente incapaces de criarlos menos egoístas, más responsables?
Tanto en Costa Rica como en Chile, la abrumadora mayoría de las mujeres posee amplio control sobre su fecundidad. ¿Por qué, si los hombres son tan malos e irresponsables, continúan embarazándose y fabricando huachos? ¿No es la actitud de ellas más irresponsable que la de los varones a los que execran?

TERRORISMO CON LOS HIJOS
La prescindencia que muchos varones observan respecto de sus hijos es en numerosos casos fruto de una decisión dolorosamente racional. Obedece que tras la separación conyugal, fenómeno cada día más frecuente en la sociedad, un elevado porcentaje de mujeres utilizan sin asco a los hijos cual botín de guerra en contra de sus ex maridos, aprovechando la persistencia de leyes absurdas y obsoletas.
No es de extrañar que tantos hombres opten por desentenderse de la situación, como una forma de cortar un vínculo de dependencia del que sólo pueden obtener sufrimiento.
En Chile esa situación persiste, pese a que connotados políticos hacen gárgaras con la supuesta erradicación de toda forma de discriminación entre hombres y mujeres. Estas últimas saben que tienen que ser putas con patente al día y extender boleta por cada servicio para que el padre de los hijos visualice alguna posibilidad de quedar a cargo de los hijos tras la separación. Miles de mujeres ganan sueldos superiores a los de sus ex maridos, pero no se sabe de ninguna que entregue su aporte mensual en el reducido número de casos en que los niños fueron confiados por los tribunales al cuidado del varón.
La tutela compartida, única forma humana de encarar un problema tan doloroso y de cautelar efectivamente el interés de los niños, sigue sonando en nuestros oídos como una fórmula marciana.
Quizá cuántos "días del padre" tendrán que transcurrir para que los varones acumulen el valor suficiente para rechazar el discurso de las feministas beligerantes y opten por dignificar el papel de los progenitores, otorgándole el mismo rango e importancia que el de la madre, lo que debe traducirse en cambios de fondo en la legislación, pero sobre todo en la práctica social.
Un país sin padres es un país de huachos. Y éstos no son buenos ciudadanos

5 opinaron:

Viviana y Sofia dijo...

Pobre imbecil...

Mexxe dijo...

La frase final es para el bronce.

Viviana y Sofia dijo...

Si Mexxe.. para tirarle con el bronce por la cabeza !!!!!

Yo creo que el autor debe ser un "huacho" (tal como el mismo los define) y en vez de llevar la cabeza en alto, se convirtio en un pobre resentido social...

Alejandra dijo...

Y al contrario, creo que él quizás cree ser un buen ciudadano, por haber tenido a un padre (según lo que dice, porque no terminó siendo delincuente), lo que le ha dado la posibilidad de publicar esas ideas sin humildad ni respeto. Por las madres solas, por las mujeres separadas, incluso por los delincuentes y sus familias que también merecen respeto. Quizás algunos padres no están enseñando los valores de la humildad, de la compasión, y del respeto. Sobre todo no enseñan a valorar y a respetar a las mujeres, y estoy de acuerdo en que en eso las mujeres y las madres también tenemos responsabilidad, pero ninguna toma de conciencia funciona si no empezamos de verdad a respetarnos a nosotras mismas como mujeres, como madres, solas o acompañadas.

MÓNICA dijo...

He quedado muda!, es una falta de respeto todo lo que dice este señor; mi hermano se crió sin mi padre y es un joven con valores y aspiraciones. Yo soy madre sola, gracias a un donante, y no me arrepiento de nada. Mi hijo es lo mas importante que tengo en la vida. Aquí en Chile, el proyecto de ley de la custodia compartida, es una soberana estupidez, creo que para un niño, el vivir una semana con la madre y una con el padre, con distintos sistemas de vida, rutinas, entorno, amigos y costumbres es mas perjudicial, mucho mas; los señores politicos estan velando y preocupandose solo de los "derechos" de los adultos... y quien vela por el el bienestar y estabilidad emocional de los niños, creo que ésto es lo que debe prevalecer por sobre cualquier cosa.
Además, estamos las excepciones; en mi caso, mi hijo lo tuve gracias a un donante, pero lo reconoció como hijo quien era aun mi marido y lamentablemente tiene todos los derechos que le otorga la ley, como permitir que mi ex marido se lo lleve con el, si nunca se involucro ni emocionalmente ni economicamente con mi hijo?
Otro punto es que segun el proyecto de ley, podrían pedir custodia compartida solo los padres que han dado manutencion, es decir que muchas mujeres renunciaran voluntariamente a esto con tal de no exponerse a que sus ex maridos pidan la dichosa custodia compartida. Hay muchos aspectos que deben evaluar los señores politicos, ya que todos los casos no van en el mismo saco.